Cómo usar la manta eléctrica con seguridad 1

Cómo usar la manta eléctrica con seguridad

Cubrirse del frío es necesario sobre todo durante los meses de invierno. Para ello, muchas personas utilizan la calefacción. Aunque este sistema es efectivo puede consumir mucha energía y elevar tus facturas de luz.

Hace algún tiempo descubrí una forma inteligente de ahorrar energía y al mismo tiempo calentar la habitación sin necesidad de utilizar un calentador: con la manta eléctrica.

Si te preguntas qué es una manta eléctrica y cómo funciona, ¡no busques más! Aquí te contaré todo lo que he aprendido sobre estas mantas y cómo puedes usarlas de forma segura.

¿Qué es una manta eléctrica?

Cama con manta térmica.

Una manta eléctrica es una cobija acolchada, que va forrada por ambas partes y en el medio lleva una lámina de plástico con una resistencia que se calienta. Dicha resistencia se conecta a una toma de corriente a través de un cable eléctrico.

Las mantas eléctricas sirven para dar calefacción de forma individual. Vienen de varios tamaños y pueden usarse en una cama o un sofá.

Los modelos actuales poseen un control para ajustar la temperatura según las necesidades de cada persona y disminuir el riesgo de quemaduras.

¿Cuándo debes usar una manta eléctrica?

El uso de las mantas eléctricas cada vez es más común debido a su comodidad y eficacia. El mejor momento para usarlas es cuando hay frío y quieres disfrutar de un descanso cálido. También son una excelente forma de reducir los dolores cervicales y lumbares.

Al ser un producto económico y de bajo voltaje casi cualquier persona puede utilizarlo. Son ideales para las personas friolentas, los ancianos y cualquiera que sufra de dolores articulares.

Además, son fáciles de conseguir en tiendas online, supermercados o tiendas de muebles y artículos para el hogar.

Si quieres saber cuáles son las mejores mantas eléctricas cervicales, te invito a visitar este enlace.

Sin embargo, si compartes tu zona de descanso con una mascota o un bebé de meses, debes tener cuidado. Esto se debe a que las mascotas pueden morder la tela y dañar el cableado de forma accidental, lo que pudiera representar un riesgo.

Y en el caso de los bebes como su piel es sensible, al estar expuestos al calor por mucho tiempo podrían sufrir quemaduras.

Pies de un bebe con piel delicada.

Cómo usar la manta eléctrica de forma segura

Las mantas eléctricas modernas son seguras y fáciles de usar. Pero, para evitar cualquier clase de riesgos, sigue estos 4 pasos:

Coloca la manta encima de la cama

La forma de seguir este paso dependerá de la clase de manta que tengas.

Si es una manta eléctrica para usar en la parte de abajo como sábana, solo debes colocarla encima de la ropa de cama y enchufarla a la toma de corriente. Después que esté cálida, acuéstate sobre ella.

Por otra parte, si es una manta para cobijarte puedes colocarla entre las sabanas y los cobertores de cama. Cuando tenga la temperatura adecuada, acuéstate y abrígate con ella.

Cama con manta y almohadas.

Programa el apagado automático

La mayoría de las mantas eléctricas modernas incluyen un sistema de calentamiento programado. Esto quiere decir, que una vez alcanzan un determinado tiempo o cierto nivel de temperatura se apagan de forma automática.

Este sistema también es una excelente medida de seguridad en caso de que olvides apagar tu manta.

Pero si tu manta eléctrica no tiene este sistema de apagado automático, puedes ajustarla de forma manual. Para ello, elige entre sus 3 niveles: bajo, medio y alto.

Te recomiendo comenzar en el nivel más bajo e ir subiendo la temperatura si hace falta. Así evitarás que la manta se caliente demasiado en medio de la noche.

Lava tu manta

Lavadora automática.

La mayoría de las mantas eléctricas son fáciles de lavar a mano o en lavadora e incluso se pueden meter en la secadora. Esto se debe a que el cable que se conecta a la toma de corriente se desprende con facilidad.

Sin embargo, para alargar su tiempo de vida útil es necesario que laves tu manta siguiendo las instrucciones del fabricante.

Para saber cómo limpiar una manta eléctrica paso a paso, haz clic aquí.

Lee las instrucciones del fabricante

Aunque todas las mantas eléctricas tienen casi el mismo funcionamiento, cada fabricante incluye medidas de seguridad diferentes.

Por lo tanto, lo primero que debes hacer es revisar la etiqueta del producto y seguir las recomendaciones al pie de la letra. De esta forma, evitarás cualquier clase de accidentes.

Recomendaciones finales para usar mantas eléctricas

Aquí te dejo 3 consejos adicionales para que le des a tu manta eléctrica un uso más seguro.

  • Verifica tu manta una vez al año. Revisar el estado en que se encuentra la manta previene posibles riesgos de seguridad. Asegúrate que no esté rota o con los cables expuestos.
  • Dobla bien tu manta eléctrica. Al incluir cables y una resistencia, las mantas deben estar bien dobladas para evitar desgastar el sistema eléctrico y dañarla por completo. Es necesario que esperes que la manta se enfríe antes de doblarla.
  •  Evita colocar la manta sobre superficies inflamables. La combinación de cables eléctricos con las telas inflamables que se encuentran en algunas camas de hospital o camas de agua, puede representar un grave peligro.

En conclusión, puedo decir que las mantas eléctricas son fáciles de usar, cálidas y confortables. Lo mejor de todo es que ahorran energía y colaboran con el medio ambiente.

También hay otras formas de mantener tu casa caliente durante el invierno. Aquí te dejaré mis recomendaciones de artículos para que no pases frío los próximos meses:

Deja un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy