Las mejores mantas eléctricas cervicales del 2020 1

Las mejores mantas eléctricas cervicales del 2020

La sociedad actual, con largos atascos, trabajos sedentarios y poco tiempo para poder relajarse, provoca decenas de problemas en la salud. Uno de ellos, los dolores articulares. Y no se tú, pero yo llevo una vida bastante activa y aun así suelo tener alguna molestia articular de vez en cuando.

Un día me cansé y hablándolo con un amigo me recomendó que usase una manta eléctrica, y desde ese día, siempre que tengo algún problema acudo a ella. Además, es perfecta para las personas que son frioleras como yo.

¿Quién debería usar una manta eléctrica?

Haces bien en preguntarte esto, porque si no la necesitas, ¿para qué gastar el dinero? En resumidas cuentas, existen dos tipos de persona para los que una manta eléctrica son una de las mejores inversiones de su vida:

  • Los deportistas, que por desgracia de vez en cuando padecemos algunos dolores.
  • Los más frioleros que, en las estaciones más frías del año necesiten un punto extra de comodidad.

¿Cómo alivia el dolor de espalda una manta eléctrica cervical?

Aunque he reconocer que en más de una ocasión he usado la manta eléctrica para estar más calentito, su uso principal es la reducción del dolor. De hecho, hay investigaciones que demuestran que el uso de calor a largo plazo reduce la lumbalgia.

En concreto, han descubierto que esta propiedad analgésica y antiinflamatoria de la manta térmica se debe en primer lugar a que aumenta la circulación de la zona, reduciendo las contracturas y mejorando el proceso de contracción de los músculos.

Y en segundo lugar porque al aplicar calor sobre una zona de nuestro cuerpo, se activan una serie de receptores que bloquean a los «mensajeros», que se encargan de informar del dolor.

¿Qué tener en cuenta para escoger una manta eléctrica cervical?

Se pone interesante la cosa, ¿verdad? Parece mentira que un electrodoméstico tan simple como ese sea capaz de reportar tantos beneficios. Ahora bien, ¿quieres saber cuál es el que mejor se adapta a tus necesidades? Aquí te dejo los 8 factores más relevantes a tener en cuenta:

Control de temperatura

Como es lógico, la temperatura que alcanza la manta es fundamental y un factor decisivo a la hora de la compra. Lo que determina hasta qué temperatura es capaz de llegar la manta cervical es la potencia. A mayor potencia, mayor temperatura máxima, pero también más consumo.

La mayor parte de las almohadillas térmicas son capaces de moverse entre los 40 y 60 ºC, siendo posible elegir entre varios modos de uso en función de qué temperatura alcanzan.

Esto es imprescindible, de este modo, podrás ajustar el calor a tus necesidades y en definitiva, conseguir mejores resultados.

Apagado automático

En sus primeros años de vida, las mantas eléctricas eran una causa de incendios. La gente las encendía y se quedaba dormida con ellas enchufadas, ¿te puedes imaginar qué pasaba después verdad?

Por suerte, casi todas las mantas térmicas incluyen un programa de apagado automático integrado para que tras cierto tiempo se desconecten por sí solas.

Cubierta

La manta térmica crea su calor seco tan característico y beneficioso gracias a un sistema de cables que corre por su interior.

No obstante, por norma general el cableado está protegido por tejidos suaves y agradables al tacto para que la ergonomía de la manta sea máxima.

Bajo mi punto de vista, tienes que buscar una de franela, que es un material muy duradero, que se puede lavar y es muy suave, haciendo que las mantas sean más blandas.

Flexibilidad

Si no quieres parecer RoboCop cuando tienes la almohadilla eléctrica puesta, tienes que buscar una que tenga el grado de flexibilidad suficiente como para que usarla, como mínimo, no sea incómodo.

Porque aunque la funcionalidad sea el factor más importante, también es necesario buscar un mínimo de confort para así poder disfrutar de un tratamiento diario a gusto.

Longitud del cable

Puede parecer una tontería, pero para poder utilizarla a gusto, cuanto más largo sea el cable mejor. Porque sí, no hay nada peor que sacar la manta de la caja y darte cuenta de que no te llega el cable hasta el sofá o la cama.

A título personal te recomiendo que sea de al menos 1,5 metros de largo, a partir de ahí, cuanto más, mejor.

Tamaño

A pesar de que con el cable no había dudad, cuanto más grande mejor. En el caso de la manta en sí, es mejor detenerse y pensar en el uso que le vayas a dar.

Existen algunas mantas gigantes que ocupan una cama entera (incluso de matrimonio). Nunca he probado una, pero en invierno tiene que ser el paraíso. ¿El problema? Que cuanto más grande sea la manta, más consume.

Por ejemplo yo la uso para la zona cervical y en algunas ocasiones para los lumbares, por lo tanto, no necesito que sea tan grande. Tan solo tienes que pensar en qué uso le vas a dar.

Además, existen algunas mantas eléctricas con formas concretas. Algunas cubren toda la espalda y rodean el cuello y otras son solo para la zona cervical y los trapecios. Al final todo depende de cuál sea tu objetivo.

Comodidad

Un punto crítico a la hora de comprar mantas eléctricas es la comodidad. Sobre todo, cuando la quieres para relajarte en tu sofá o incluso en la cama.

Si es tu caso, déjame decirte que las almohadillas eléctricas que cubren toda la espalda, el cuello e incluso los trapecios, son la mejor opción de compra. Por supuesto, si las quieres usar para tratar cualquier tipo de dolencia, también es posible.

Facilidad de limpieza

Para que tu manta térmica nueva te dure muchos años, tienes que asegurarte de que se puede lavar. No te preocupes, casi todas tienen algún sistema para desmontar la tela de alrededor y poder meterla en la lavadora.

Si aun así compras una que no es desmontable, siempre puedes limpiarla con un paño húmedo pero ten cuidado con las partes eléctricas.

¿Cómo usar una manta eléctrica cervical con seguridad?

Usar una manta eléctrica es muy sencillo. Tan solo tienes que enchufarla y esperar a que se caliente. Eso sí, hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Si la utilizas para aliviar dolores cervicales, lumbares o en cualquier parte del cuerpo, no la utilices más de 20 minutos seguidos. Eso sí, puedes repetir la operación 2 veces al día.
  • Si quieres usarla durante más de 20 minutos, ponla en el mínimo de temperatura.
  • No se trata de una manta normal, por tanto, evita usarla doblada y al guardarla, no la dobles como si fuese una sábana, cuanto más estirada esté, menos se dañarán los circuitos internos.
  • Si observas manchas de quemaduras en la almohadilla, mejor no la utilices y compra una nueva.
  • Por supuesto, la manta no se puede planchar, tan solo la funda en caso de que se pueda quitar.

Las mejores mantas eléctricas cervicales

Para que no pierdas tiempo en Amazon y otras tiendas online buscando mantas eléctricas, yo mismo he seleccionado las 3 mejores. Para ello me he basado en su precio, la calidad de los materiales y su funcionalidad. ¡Presta atención!

Almohadilla térmica MaxKare

Relajación para todo el cuerpo

Ver en Amazon

La comodidad de la manta eléctrica MaxKare es su mayor punto fuerte. Su recubrimiento de franela (se puede lavar a máquina) y su sistema de cierre magnético ayudado con correas hace que sea muy cómoda una vez la tienes puesta.

Con su mando puedes elegir entre los 6 niveles de temperatura disponibles, que van desde los 40 hasta los 65 ºC. Gracias a su potencia elevada y a su calentamiento rápido puedes disfrutar de ella en menos tiempo.

Las principales ventajas de esta almohadilla térmica cervical son: cuenta con un cable de 1,8 metros, por lo que puedes usarla donde prefieras, tiene 2 años de garantía y se puede ajustar el temporizador para que se apague tras 60 o 120 minutos de uso.

Por otro lado, también tiene algunos contras, por ejemplo, si eres una persona muy alta (más de 1,85m), es probable que no te cubra toda la espalda.

En general, es una manta eléctrica muy completa y así lo ha demostrado, es una de las más vendidas y con muy buenas valoraciones y una nota media de 4,5 sobre 5 en Amazon.


Manta eléctrica ATMOKO

Perfecta para el día a día

Ver en Amazon

La tecnología hace que la manta eléctica ATMOKO sea una de las más seguras del mercado, tanto por su función de autoapagado tras 90 minutos de uso, como su sistema de protección frente a sobrecalentamientos.

Incluye un cable de alimentación de 2,7 metros, por lo que te aseguro que no tendrás problemas para encontrar un lugar donde enchufarla.

Una de las cosas que más me ha gustado de ella es su forma. Similar a un chaleco, distribuye el calor de una forma muy precisa por toda la espalda, zona cervical y hombros.

Para mayor comodidad, cuenta con un mando en el que tienes que escoger uno de los 3 niveles de temperatura, que calientan la manta hasta una temperatura de entre 45 y 65 ºC.

Los puntos positivos más destacables de esta almohadilla térmica lumbar son: la calidad de sus materiales, destacando la franela (lavable) que la recubre, lo ligera que es, lo que te permite llevarla mientras haces otras tareas y su precio, muy competitivo.

El único punto negativo que he encontrado es que la zona rodea al cuello no tiene resistencia térmica, por lo que no calienta esa zona.

Sin embargo, las opiniones de los clientes son muy positivas, sin ir más lejos, su puntuación media es 4,5 sobre 5.


Almohadilla térmica eléctrica Hosome

Perfecta para el dolor muscular

Ver en Amazon

La manta eléctrica Hosome es una de las mantas eléctricas baratas mejor valoradas del mercado. Por un precio muy económico, es capaz de ofrecer más que la competencia.

Su forma se asemeja más a una manta normal y corriente que a las almohadillas con forma de chaleco que te he enseñado hasta ahora, pero en términos tecnológicos está a su nivel.

Cuenta con sistemas de sobrecalentamiento y apagado automático (tras 120 minutos de uso). Además, gracias a su potencia de 100W se calienta mucho más rápido que la competencia, siendo posible regular la temperatura con un mando de 6 niveles.

El confort no es un aspecto que se haya dejado de lado. Su cubierta está fabricada en franela de alta calidad (se puede lavar en la lavadora) que tiene un tacto muy agradable. Además, tiene una cinta elástica por si te la quieres enrollar en el torso como si fuese un corset.

Las principales ventajas de esta manta cervical son: su gran relación calidad/precio, el excelente sistema de atención de atención al cliente de Hosome y su política de devolución del dinero 3 años después de la compra si no estás satisfecho.

También es necesario hablar de las desventaja, entre las que destaca su cable, de tan solo 1,5m, lo que limita su uso.

A pesar de esto, la gente la sigue opininando que es una buena manta eléctrica, contando con muchas valoraciones positivas y una nota de 4,4 sobre 5 en Amazon.

Preguntas Frecuentes

¿Son seguras las mantas eléctricas cervicales?

Siempre que se sigan las indicaciones recomendadas, su uso está libre de riesgos. Por si aún tienes dudas, lo principal para que el uso de estos aparatos sea seguro es:

  • Desconéctala siempre después de usarla.
  • Quítale la funda de manera periódica para comprobar que no hay manchas de quemaduras.
  • Si quieres utilizarlas para dormir mejor, utiliza el programa de apagado automático.
  • Busca una manta que tenga sistema de protección frente al sobrecalentamiento.
  • No la utilices sin la funda, y si se está lavando, pon algo entre la manta y tú.

¿Qué tipo de manta eléctrica es la mejor?

Si aún no has decidido qué manta eléctrica es mejor para ti, deberías conocer los tipos de mantas.

Se puede diferenciar entre las que cubren toda la zona cervical, dorsal y lumbar y se abrochan por delante, y las que son planas.

Si tu objetivo es tratar las dolencias musculares que te vayan saliendo, es mejor que escojas una plana, porque se adapta mejor a zonas del cuerpo con formas irregulares como la rodilla, el brazo o el pie.

Pero si la quieres para tratar solo dolores de espalda, ya sea de la zona lumbar o cervical, el primer tipo es una opción a tener en cuenta.

¿Por qué alivian el dolor?

Las mantas eléctricas reducen el dolor por 2 métodos principales: mejorando la circulación sanguínea y evitando los mecanismos de transmisión del dolor.

Deja un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy