Cómo usar la manta eléctrica con seguridad 1

Cómo usar la manta eléctrica con seguridad

En épocas de invierno, las mantas eléctricas son una excelente opción para calentar tu cama o tu sillón favorito, relajar todos los músculos de tu cuerpo y disfrutar de un cálido y ameno momento, de eso no hay duda.

Sin embargo, debes seguir las instrucciones que indica el producto para evitar un incendio o cualquier otro tipo de accidente.

Si estás pensando en comprar una manta eléctrica para la espalda, o quieres renovar la que tienes ahora, te invito a leer la comparativa detallada de las mejores mantas eléctricas cervicales.

Cómo usar la manta eléctrica con seguridad 2

A continuación, te presento cada una de las recomendaciones que debes seguir para usar una manta eléctrica con seguridad. Antes de conectar la tuya, lee con mucha atención la siguiente información:

  1. Primero que todo, revisa la etiqueta de tu manta eléctrica y asegúrate que indique su certificación por parte de un laboratorio de control autorizado a nivel nacional, tal como el UL. Igualmente, puedes investigar en el Consumer Product Safety Commission y asegurate que la cobija eléctrica que has elegido, siga vigente en el mercado.
  2. Analiza el tipo de cama que tienes, ya que no es recomendable utilizar mantas eléctricas sobre sillones reclinables, sofás camas, camas como las que se utilizan en los hospitales y mucho menos en camas de agua.
  3. La manta eléctrica debes colocarla encima de las sábanas y nunca por debajo de ellas. Asimismo, no deberás colocar sobre ella ninguna otra sábana, cobija o cubierta para colchón.
  4. Mientras estés utilizando tu manta eléctrica, manténla plana, ya que en áreas dobladas o arrugadas podría generar calor en exceso y sobrecalentarse.
  5. En relación al tiempo de uso de una manta eléctrica, lo ideal es que se use por máximo 20 minutos, no más de ese tiempo. Si tienes una contractura muscular, lo mejor es consultar con tu fisioterapeuta de confianza para que te indique cuántas sesiones realizar y cada cuanto tiempo durante el día.
  6. Elige una manta eléctrica que tenga la función de apagado automático, así no tendrás que preocuparte en caso de que te quedes dormido. De lo contrario, asegúrate de apagarla antes de dormir, por tu seguridad y la de tu familia.
  7. Nunca utilices una manta eléctrica que tenga más de 10 años de antigüedad, ya que la mayoría de incendios que se han provocado, ha sido por mantas eléctricas viejas.
  8. No te sientes sobre tu manta eléctrica, así evitarás que los resortes eléctricos se dañen.
  9. Mantén a tus mascotas alejadas de tu manta eléctrica, pues las uñas de los gatos y perros podrían desgarrar la manta y exponer los cables eléctricos, lo cual podría generar una descarga eléctrica y en el peor de los casos, un incendio.
  10. Nunca coloques los cables de tu manta eléctrica bajo tu colchón, aunque desees mantenerlos ocultos, esto podría generar un sobrecalentamiento y dañar los cables.
  11. A la hora de guardar tu manta eléctrica, desconecta los cables y colócalos en una bolsa pequeña para su resguardo. Adicional a esto, dobla la manta de forma suave, evita a toda costa los dobleces bruscos.

Toma en cuenta que la mayoría de estas indicaciones las he tomado de autoridades como Bomberos de Seattle, y Electrical Safety Foundation International, así que no dejes de seguirlas para que puedas disfrutar de forma segura de tu confortable manta eléctrica.

Deja un comentario

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios Ver más
Aceptar
Privacy Policy